¡Hablamos de shooting boudoir!

Hace unos años que me aventuré a hacer una sesión boudoir. Tenía muchas ganas. Me sentía, por fin, agusto con mi cuerpo. Estaba empezando a aceptarme. Me lancé hacia una nueva experiencia y… como amante incondicional de la lencería, ¡no pude resistirme! Me lancé a la piscina y decidí organizar una sesión boudoir con expertos del sector que ya conocía. ¡Es super importante sentirte cómoda y segura con sesiones intimas!. Pero bueno, os estaréis preguntando que, ¿Qué es esto del boudoir? Para aquellos que no sepáis a qué me estoy refiriendo, básicamente cuando decimos boudoir nos estamos refiriendo a la realización de una sesión de fotos de lencería. ¡Eso sí! Con elegancia, ¡Por favor! Dentro de este término francófono no se conciben fotos eróticas, vulgares, obscenas o que “dañen la vista” jajaja

En el boudoir se enseña sin enseñar. Se insinúa sin aparente insinuación. Se es delicada, pasional, sensual, dulce, traviesa, sencilla, natural y mucho más sin parecer que estás actuando. En más de una ocasión he visto fotografías aparentemente de estilo boudoir y la modelo tenía cara de “estreñida” o con gesto “pornoso”. Bien, pues eso es, ¡HORRIBLE!. Eso sería el claro ejemplo de lo que NO es una fotografía boudoir. Chicas y chicos, a ver, el fotógrafo no es Harry Potter, ni el photoshop es su varita mágica, los modelos también tiene que valer para eso. ¡Hay que saber ser modelo! No porque se hayan hecho colaboraciones y se tengan fotos monas ya se es modelo, ¡No! Pero bueno eso es otro tema en el que ya entraremos otro día jejejej

Mucha gente especula sobre estas sesiones fotográficas o shootings, si entramos en el juego de los anglicismos en el mundo de la moda. ¿Que qué piensan? Bueno, pues teniendo en cuenta la temática es sencillo intuirlo…que a la modelo se le ve todo, que el fotógrafo se va a poner las botas, que vaya con la modelo que se presta, que vaya poco decoro y un sin fin de prejuicios infundados o fundamentados que algunos pueden ser aceptados y otros no tanto.

Una buena sesión de fotos está compuesta por al menos cinco personas: fotógrafo, modelo, responsable de maquillaje y/o peluquería, estilista y ayudante. Todos se implican al máximo y por supuesto el estilista es el que tiene la ardua tarea de acompañar a la modelo en cada cambio. A veces, cuando no hay ningún estilista y los looks han sido elegidos por la tienda o por la propia modelo, se suele tirar de una amiga para que hagas esas funciones de ayudante. Con esto qué quiero decir. Que una sesión boudoir es igual que otra pero con ropa interior, que nunca está sola o no debería estarlo y que tiene que tiene que estar realizada por profesionales.

En el siguiente vídeo os quiero mostrar cómo fue mi sesión boudoir. ¡No os la perdáis!

Making of de la sesión boudoir realizada en Sevilla con Boudoir Sevilla, María Reyes con Las cosas de mi prima, María de Guillén peluquería y María del Águila maquilladora.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s